carnaval-miguelturra-sardina-2018
La Peña la Cabra con mucho dolor entierra a Doña Sardina

Antes de la incineración de Doña Sardina, se ha guardado un minuto de silencio por el triste fallecimiento de un componente de la Peña

Por primera vez, voy a escribir un artículo en primera persona, porque hoy ha sido un día muy duro para todos los que componemos la Peña la Cabra, pero muy especialmente para Serafín, nuestro presidente y Rey del Carnaval, así como para los cuatro valientes que han portado a hombros a Doña Sardina y que antes de incinerarla, la han elevado a lo más alto, al cielo, para que nuestro compañero y amigo “Fity”, la acariciase con sus dedos, y la pudiese portar de nuevo en sus hombros como en años anteriores.

Han sido momentos muy duros, el dolor de cada paso, de cada salto y de cada baile, se realizaba para que el público presente pudiera disfrutar de un entierro tal, y como se ha celebrado desde 1982, siempre organizado por la Peña la Cabra.

La Asociación Carnaval de Miguelturra y todas las peñas que la componen, siempre han estado con nosotros en la celebración de este acto, pero este año, lo han hecho siendo parte de la organización del mismo, con su apoyo, la fiesta ha continuado como siempre, mirando al futuro, pero sin olvidar a todos aquellos que se quedaron atrás, que ya no están entre nosotros, prevaleciendo siempre en nuestros corazones.

Máscaras Mayores, concejal de Festejos, viudos y viudas, el clero, niños y niñas, máscaras callejeras, Cupidos y Cupidas, hoy también era el día de los Enamorados, y hasta el propio Elvis, ha querido decir adiós a Doña Sardina.

A las cinco de la tarde, el cortejo fúnebre iniciaba el tradicional desfile funerario por las calles de Miguelturra, abarrotadas de gentes que querían despedir a la desdichada Sardina entre sollozos, llantos, sonrisas y bailes.

Una vez llegado el cortejo fúnebre al final del recorrido, se ha guardado un minuto de silencio en memoria de nuestro compañero, así como por el joven trágicamente fallecido durante la celebración de los Carnavales de Herencia.

Un montón de olivo, ha servido como base para crear el fuego purificador que ha incinerado a Doña Sardina y poner fin al Entierro más tradicional de los carnavales de Castilla-La Mancha, a continuación se han asado y repartido entre los presentes unos 100 kg de sardinas frescas y más de 50 litros de limoná.

Doña Sardina, ya descansa en paz hasta el año que viene.

 

Bernardino Martínez Romero
Peña la Cabra de Miguelturra

 

Galería de Imágenes